24 de septiembre de 2021 notifications search
menu
Salud

Consumo de tabaco incrementa por la pandemia del COVID-19

En el Día Mundial sin Tabaco

EFE
lunes 31 de mayo 2021, actualizada 2:09 pm

Compartir

El consumo de tabaco en Honduras se ha incrementado a causa de la pandemia de COVID-19, expresaron este lunes, que se conmemora el "Día Mundial sin Tabaco", diversas fuentes, entre ellas el Instituto Hondureño para la prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa).

"Es posible que no solo el consumo de tabaco, sino también el de alcohol, se haya incrementado sustancialmente", dijo la doctora Etelvina Mejía, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah). 

Agregó que las familias hondureñas no estaban acostumbradas a estar juntas las 24 horas del día, y que algunas personas, "quizá como para desconectarse de la realidad, ante los daños causados por la COVID-19, se dedicaron a fumar o consumir bebidas alcohólicas".

Mejía señaló que no podía precisar si durante la pandemia se ha consumido más alcohol o tabaco, pero que sí es cierto que en ambos casos podría haber un incremento sustancial por la emergencia sanitaria y otros problemas sociales que siempre han afectado a muchos hondureños.

"A eso hay que sumar el aumento de la violencia intrafamiliar, porque el estrés desencadena intolerancia en muchas personas, causando depresión, lo que ha llevado al suicidio a algunas personas por el desempleo, el aumento del costo de la vida, la inseguridad, la pobreza y la corrupción", subrayó la profesional de la medicina.

FUMADORES DUPLICARON EL CONSUMO DE CIGARRILLOS

El director del Instituto Hondureño para la prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa), Alex Santos, dijo a periodistas que a raíz de la pandemia de covd-19 algunas personas fumadoras duplicaron el consumo de cigarrillos.

"El que estaba fumando dos o cuatro cigarrillos diarios, aumentó a cuatro u ocho", añadió.

Santos recordó que el tabaco contiene "más de 4.000 sustancias, de las que 200 provocan enfermedades cancerígenas graves".

Según fuentes contra el tabaquismo, en Honduras, país con 9.5 millones de habitantes, entre el 30 % y el 40 % son fumadores, y de ellos el 22 % son hombres y el 18 % mujeres. 

Santos indicó que muchos jóvenes hondureños "probaron un cigarrillo a los 10 o 12 años". 

La pandemia de COVID-19, que se comenzó a expandir en marzo de 2020, lo que obligó a un confinamiento total de casi cuatro meses, hizo que las personas fumadoras consumieran más cigarrillos porque "estaban ansiosas o aburridas", acotó Santos. 

Cifras del Ihadfa señalan que al año en el país se gastan 1.238 millones de lempiras (51.5 millones de dólares) para atender pacientes con enfermedades asociadas al consumo de tabaco. 

Santos no descarta que algunas personas hayan contraído la  COVID-19 a través de gotas de saliva de fumadores.

El funcionario de nuevo hizo un llamamiento a los hondureños a evitar el consumo de tabaco y alcohol, porque son males causantes de enfermedades y otros hechos lamentables, como los accidentes de tráfico por la alta ingesta alcohólica en el país.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA