08 de agosto de 2022 notifications search
menu
Meta

Unión Laguna 'hizo' a Leones

Equipo campeón tomó jugadores de los guindas

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI / EL SIGLO COAHUILA
jueves 26 de julio 2018, actualizada 1:24 pm

Compartir

Los Algodoneros del Unión Laguna están sufriendo los estragos de la multipropiedad en la Liga Mexicana de Beisbol, al ser el equipo desdeñado por parte de sus dueños, los hermanos Juan José y Erick Arellano Hernández, quienes han mostrado preferencia a la otra escuadra de su propiedad: los Leones de Yucatán.

Apenas hace unas semanas, los Melenudos se coronaron campeones de la LMB en su primer torneo de 2018, título ganado con méritos deportivos, sin duda, pero no deja de llamar la atención el número de peloteros que integraron ese roster de campeones y que hace no mucho tiempo, militaban con los Algodoneros del Unión Laguna.

Fueron un total de 16 jugadores con pasado guinda, los que se coronaron campeones con el uniforme de los peninsulares, sin contar a elementos que sirvieron a Leones como "moneda de cambio", personal de oficina e incluso a los bat boys, quienes emigraron de Torreón a Mérida.

En cada una de las asignaciones de juego de los Leones campeones, hubo al menos un pelotero que hace no más de 3 años, vistió el uniforme del Unión Laguna o Vaqueros Laguna, es decir, más de la mitad del equipo yucateco, tiene pasado lagunero.

Tuvieron un cátcher, 7 lanzadores, 6 infielders y 2 jardineros, además de 2 bat boys, un coach y al gerente general David Cárdenas Cortés, todos ellos con reciente pasado por la organización lagunera e incluso 3 de ellos, Felipe Arredondo, Everth Cabrera y el lagunero Ricardo Serrano, habían empezado la temporada en Torreón y a mitad de campaña fueron llamados a Mérida, como si hubieran estado fogueándose en "las sucursales" antes de ir al "equipo grande".

Durante el mes de marzo de 2016, los hermanos Juan José y Erick Arellano Hernández fueron presentados como nuevos integrantes de la sociedad propietaria de Vaqueros Laguna, convirtiéndose en socios de Ricardo Martín Bringas y Carlos Gómez del Campo, quienes habían adquirido la franquicia en 2003. Bajo el mandato de Grupo ArHe, el club lagunero mostró mejorías en las instalaciones del estadio de la Revolución, colocaron una nueva pantalla gigante, butacas en todas las localidades y una nueva área de amenidad, el "Barrio Vaquero".

Renovaron paulatinamente el roster de jugadores y añadieron al exlanzador de Ligas Mayores, David Cárdenas Cortés, como el nuevo dirigente del equipo en el aspecto deportivo, logrando buenos resultados como el nuevo récord de victorias en una temporada. Para el año 2017 se anunció que el 100 por ciento de las acciones del equipo fueron compradas por los hermanos Arellano Hernández, por lo que Martín Bringas y Gómez del Campo dejaron de tener injerencia en el club, terminando una etapa de 14 años como ejecutivos en el beisbol mexicano.

Ya en 2017 comenzaron los movimientos de jugadores que reflejaban el favoritismo de los dueños para su equipo en Yucatán, los aficionados recuerdan especialmente cuando Ricky Álvarez fue cambiado a los Leones, en un momento en el que estaba convertido en el bateador más peligroso de la Liga Mexicana y sobre todo, en el emblema de los todavía Vaqueros del Unión Laguna.

Fue previo a la temporada 2018, en el mes de diciembre del año pasado, cuando Erick Arellano declaró públicamente que la intención del grupo propietario del equipo lagunero, estaba centrada en hacer campeones a los Leones de Yucatán, poniéndolo como "prioridad".

Ya con ese anuncio público, los aficionados laguneros no tardaron en detectar el desdén hacia el equipo Guinda: una corta pretemporada, roster con gran mayoría de novatos y les asignaron un presupuesto mucho menor a comparación de los Leones, por lo que los directivos del Unión Laguna, encabezados por Francisco Méndez, debieron prácticamente "hacer magia" para armar un equipo competitivo. Todavía a mitad de la temporada, los Leones se reforzaron con 3 elementos importantes del equipo Guinda, logrando al final quedarse con el cetro del primer torneo corto en la historia de la LMB.

En el roster de los Leones de Yucatán que logró el campeonato del primer torneo de 2018, se pueden encontrar a peloteros que pertenecieron a Laguna y fueron tomados como "refuerzos".

Se cuenta al cátcher Carlos Mendívil, los lanzadores Édgar Osuna, Tomás Solís, José Samayoa, Felipe Arredondo, Édgar Gómez, José Manuel López y Óscar Félix. Además de los infielders Alan López, Héctor Hernández, Diego Madero, Everth Cabrera, Art Charles y el lerdense Ricardo Serrano, así como los outfielders Jesús "Cacao" Valdez y Rubén Sosa.

Sin contar que los yucatecos tomaron ventaja de los peloteros de Laguna, al cambiar a Ricky Álvarez y a Francisco Lugo, los dos últimos emblemas del equipo, quienes fueron cambiados a los Sultanes de Monterrey por Walter Ibarra y Luis Juárez, piezas que resultaron fundamentales en la obtención del título.

El más reciente cambio que debilitó a Unión Laguna y fortaleció a los Leones de Yucatán, fue apenas ayer la partida del jardinero Jonathan Jones hacia Mérida, cuando el pelotero vivía un gran momento con bate y era el líder de la ofensiva Guinda.

No se descartan más movimientos en las semanas siguientes, por lo que Ramón Orantes y sus jugadores deberán seguir en esa labor de ajustarse a los cambios y fortalecerse en su unión como equipo, lo cual ha sido una muy destacable característica de la novena lagunera, tan maltratada por la multipropiedad.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA