02 de julio de 2020 notifications search
menu
Virales

George Stinney, el niño afroamericano que murió en la silla eléctrica

Lo acusaron de asesinar y violar a dos niñas

DEBORAH RESÉNDIZ/EL SIGLO DE TORREÓN
sábado 30 de mayo 2020, actualizada 11:33 am

Actualmente los Estados Unidos viven una jornada de protestas y violencia luego de que se registrara esta semana el asesinato de un hombre afroamericano a manos de oficiales de policía de Minneapolis, Minnesota.

George Floyd había sido acusado de pagar con un billete falso, por lo que un grupo de cinco policías llegó al lugar y lo sometió violentamente aunque no usó resistencia.

Al exterior del establecimiento donde fue detenido, uno de los policías se colocó sobre su cuello y reposó por varios minutos a pesar de que el hombre le asegurara que no podía respirar.

Poco después paramédicos trasladaron a Floyd al hospital, donde murió ese mismo día.

La relación de su muerte con el racismo y la injusticia despertó el enojo de miles de ciudadanos que no dudaron en salir a las calles y exigir justicia para el inocente hombre.

Por medio de redes sociales celebridades, políticos y figuras públicas han compartido mensajes de apoyo hacia la familia y datos históricos que demuestran que el racismo aún no ha terminado.

Uno de los casos que más se ha compartido es el de George Stinney, el 'hombre' de menor edad que ha muerto en la silla eléctrica en Estados Unidos.

George de tan solo 14 años de edad fue condenado a muerte por haber asesinado y violado supuestamente a dos niñas de 11 y 8 años de edad, luego de que declarara haberlas visto momentos antes de que fueron reportadas como desaparecidas.

El menor se encontraba cuidando a la vaca de la familia junto a su hermana cuando Mary Emma Thames y Betty June Binnicker se acercaron para preguntarles sobre un lugar para encontrar flores en Carolina del Sur y seguir su camino adentrándose al campo.

Poco después sus dos cuerpos fueron encontrados cerca de un arroyo con heridas graves en el cráneo y cuerpo, además de señales de abuso sexual.

Al estar sus cuerpos completamente irreconocibles, las autoridades se vieron forzadas a encontrar un culpable debido a la presión de los medios de comunicación y familia de las víctimas.

Tras escuchar la declaración de George para ayudar en la investigación, los oficiales lo detuvieron y lo llevaron a la comisaría donde lo interrogaron y torturaron hasta forzarlo a firmar un papel de culpabilidad, donde además 'confesaba' haber violado a las dos menores de edad.

En una corte con un jurado completamente caucásico, se determinó en solamente 10 minutos que Stinney debía ser ejecutado en la silla eléctrica para 'pagar' por el crimen.

El niño murió ejecutado en 1944 sentado sobre una biblia, pues su pequeño cuerpo no alcanzaba el casco en la parte superior de la silla.

Fue hasta 2014 que la jueza Carmen Tevis Mullen declaró que el juicio al que fue sometido el niño había sido totalmente ilegal e injustificado, pues no había pruebas contundentes. Aunque no se confirmó que era inocente, el suceso pasó a la historia como una 'aclaración' de caso 70 años después.

La historia de George Stinney inspiró a la literatura y cinematografía, llegando a la pantalla grande con 'La milla verde' en 1999 y otros filmes independientes.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA