26 de mayo de 2020 notifications search
menu
Saltillo

¿Comes por ansiedad durante aislamiento?

El primer paso es detectar que lo estás haciendo para poder tomar acción

DANIELA ESCOBEDO DENA / EL SIGLO DE TORREÓN
lunes 30 de marzo 2020, actualizada 11:00 am

Durante el aislamiento, es normal que muchos se sientan con menos ánimo de mantenerse productivos o sin ganas de intentar algo diferente, ya que es imposible llevar la vida con regularidad cuando se está viviendo una situación no cotidiana y anormal.

Uno de los escapes a los que muchos recurren es a comer aún cuando no sienten hambre. Melissa Majumdar, portavoz de la Academia de Nutrición Diabética, explica que la comida puede dar la misma recompensa que las drogas, suele ser un distractor de lo que está pasando. El problema es que esto no desaparecerá la realidad y te causará aún más ansiedad cuando ya no entres en tus pantalones favoritos.

¿Cuáles son las señales para identificar este hábito?

/media/top5/tomsodogeMHdS5K7N0unsplashjpg.jpg

El primer paso es detectar que lo estás haciendo para poder tomar acción. Las acciones más comunes son:

*Comer sin sentir hambre.

*Comes para evitar lidiar con el problema.

*Cambiaste tus hábitos de un momento a otro.

*Usas la comida como premio o castigo.

*Sientes antojos incontrolables y sólo puedes pensar en eso.

*Generalmente no puedes identificar si sientes hambre u otra cosa.

¿Cómo parar esto?

Luego de identificar que tienes un problema, es importante que estés en disposición de cambiarlo, ya que de lo contrario será imposible, requiere cooperación voluntaria.

Busca el balance: Puedes comer snacks, ese no es el problema. El problema es no tener un límite en la cantidad ingerida, además de no contar con opciones variadas y optar siempre por los postres más grasosos y azucarados, ya que son los que mejor nos hacen sentir momentáneamente.

Evita este tipo de antojos, opta por frutas preparadas a tu gusto o postres en una versión menos calórica preparados por ti. No olvides poner un límite en la cantidad que piensas ingerir.

/media/top5/alexischloe38M6NkmJeQunsplashjpg.jpg

Establecer horarios: Es importante que establezcas horarios para ingerir tus alimentos. Parte por las horas en las que sabes que tu cuerpo pide alimento, y que estás seguro que sientes hambre.

Durante el resto del tiempo en el que no comerás, planifica algo por hacer que te mantenga alejado de la comida. Como ya dijimos, el bajo ánimo es normal en una situación extraordinaria como la que vivimos, sin embargo, actividades de bajo rendimiento o que disfrutas hacer habitualmente, como ver películas, puede ayudarte a mantener tu mente ocupada en otra cosa que no sea comer.

Pon atención a lo que consumes: No se trata de sólo comer por comer. Es importante que pongas atención y seas consciente de lo que estás comiendo y en qué cantidades. El control de porciones es indispensable para no comer de forma irracional o poco saludable. /media/top5/jonathanborbaP5GprXUX3Yunsplashjpg.jpg

Cuida lo que tienes cerca: Si te encuentras rodeado de comida chatarra, pan dulce y bebidas azucaradas, es lo que se te va a antojar. Ahora que el único motivo que justificar salir de casa (en caso de que estés haciendo Home Office) es ir al supermercado, lleva una lista muy específica de lo que comprarás, así evitarás ir por todos los pasillos tocando todo lo que está a tu alcance y además, con dicha programación, no será necesario que pases por los sitios donde más chatarra encuentras.

¿Qué dicen los expertos?

/media/top5/pablomerchanmontesOrz90t6o0e4unsplashjpg.jpg

*Come despacio y con un propósito.

*Toma varias respiraciones profundas antes de cada comida.

*Suelta el tenedor o cuchara entre bocados.

*Haz un balance del estrés que estás sintiendo antes de comer.

*No comas frente a la TV ni a la computadora, esto te hará ingerir más de todo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA