29 de marzo de 2020 notifications search
menu
Ciencia

Estudian evolución de lenguas de signos con técnicas de la biología

Los investigadores fueron capaces de identificar cinco de ellas que se dispersaron al resto del mundo

EFE
jueves 23 de enero 2020, actualizada 9:30 am

Un estudio publicado por científicos del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia de la Humanidad, de Alemania, y de la Universidad de Texas, en EUA aplicó técnicas de investigación de la biología evolutiva para analizar las lenguas de signos europeas y entender así su evolución.

Mediante métodos de tablas filogenéticas, es decir, utilizando un gráfico para visualizar la evolución, en este caso de lenguas de signos, los investigadores fueron capaces de identificar cinco de ellas que se dispersaron al resto del mundo en la segunda mitad del siglo XVIII.

Los investigadores crearon una base de datos con 40 lenguas de signos modernas y 36 antiguas, utilizando los alfabetos que cada una de ellas posee representando cada letra con un signo.

De este modo se pudieron observar las pequeñas conexiones entre estos lenguajes y utilizar los conocimientos de la filología tradicional para crear una narrativa coherente sobre qué lenguas influenciaron otras y por dónde se expandieron.

Con este método, más propio de la biología evolutiva que de la filología, se confirman algunas teorías ya presentadas sobre la dispersión de las lenguas de signos, pero también plantean nuevos descubrimientos.

La lengua de signos francesa por ejemplo, influyó de gran manera en regiones del oeste de Europa y en América Latina, mientras que las lenguas de Europa del Este beben en mayoritariamente de la austríaca.

La interdisciplinariedad de esta investigación amplía el conocimiento en un campo, la lengua de signos, todavía poco estudiado, según el primer autor de la publicación, Justin Power.

"Mientras que la evolución de las lenguas habladas lleva estudiándose desde hace 200 años, la investigación sobre la evolución de las lenguas de signos está todavía en su infancia", explicó Power.

"Nuestro enfoque combina el estudio tradicional con nuevos métodos filogenéticos, lo que nos da nuevas claves para entender la historia de la evolución de las lenguas de signos del mundo".

La base de datos creada para la investigación es la comparativa más grande disponible actualmente, y sus creadores esperan que pueda servir de apoyo para nuevos descubrimientos en el futuro.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA