17 de septiembre de 2019 notifications search
menu
Piedras Negras

El migrante no es un cheque de cambio, es una persona: padre José Valdés

Valdés Alvarado señaló que el tema migratorio no debe verse desde la óptica de la Seguridad Nacional

RENÉ ARELLANO / EL SIGLO COAHUILA / PIEDRAS NEGRAS
martes 10 de septiembre 2019, actualizada 3:30 pm

Para el presbítero José Guadalupe Valdés Alvarado, rector de la catedral Cristo Rey de Piedras Negras y asesor de la Casa del Migrante “Frontera Digna”, consideró que los Gobiernos de los Estados Unidos y México deben tomar en cuenta los derechos fundamentales de los migrantes y no ver el tema desde el ángulo de la seguridad nacional como lo vienen realizando.

Lo anterior, en medio de las declaraciones que han vertido los gobiernos de uno y otro país, además de la crítica realizada por Michelle Bachelet, actual presidenta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a las políticas públicas migratorias que han implementado ambos países.

Valdés Alvarado señaló que el tema migratorio no debe verse desde la óptica de la Seguridad Nacional como lo están realizado ambos países, sino deben ponerse en la mira los derechos fundamentales de los migrantes: el tránsito, el derecho a asilo, así como el poder recibir, integrar, promover y proteger a los migrantes.

Consideró que las últimas cuatro acciones son fundamentales para tenerlos presentes ante las personas migrantes con todos sus derechos, tanto a adultos, jóvenes, como niños. Familias que no se dividan y sobre todo el que puedan tener un mejor futuro.

"El hecho de que si se hacen tratos o no tratos binacionales, aquí lo importante qué es, primero a veces no se usan las mismas palabras para tratar un mismo pacto y entonces se firman con otras palabras, aunque los hechos vienen a termina con lo mismo como es el tercer país seguro", dijo el padre Pepe Valdés.

El sacerdote señala que un tercer país seguro implica tener la infraestructura para atender a la población migrante, por lo que consideró que de nada sirve tener un trato para poder recibirlos si no se tiene la infraestructura. Por ello, primero es tener la infraestructura y luego hacer los convenios.

"Entonces aquí, el migrante no es un cheque de cambio, no; ni es tampoco una lista de aranceles, no. El migrantes es una persona y por lo tanto hay que tratarlo como es", concluyó el padre Pepe Valdés.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA