17 de septiembre de 2019 notifications search
menu
Saltillo

Johan Gael y el enigma de su desaparición

DESDE LOS HECHOS, EN EL 2015, NO HAY PISTAS SOBRE SU PARADERO

PERLA SÁNCHEZ / EL SIGLO COAHUILA / SALTILLO
lunes 30 de abril 2018, actualizada 3:43 pm

Mientras cada año las familias cuentan con la alegría de celebrar el Día del Niño, la familia de Johan Gael Cardona de la Cruz, sigue esperando el día en que regrese su hijo y así puedan celebrarlo junto con su hermano, quien lo espera desde hace casi tres años.

Desde los hechos hasta la fecha, al día de hoy no existen pistas sobre su paradero, mientras Johan ha cumplido ya seis años de edad y su familia no pudo festejarlo, el día de hoy tampoco será posible ante su ausencia.

Fue el pasado 7 de febrero del 2018 que Johan cumplió seis años de edad, mientras han pasado ya dos años y seis meses desde que se perdió.

Con su ausencia, la vida de su familia ha cambiado por completo, misma que incluso sigue sin recibir apoyo de las autoridades responsables de la búsqueda. Miguel Ángel Cardona de León, padre de Johan tiene 32 años de edad y se apoya trabajando como taxista. Su esposa la madre del menor, Yahaira Berenice de la Cruz Zamora, tiene 30 años de edad, es ama de casa y tiene además otro niño de nombre Miguel, de 10 años de edad.

JOHAN SE AFERRÓ A IR A GALEANA

Fue un cuatro de octubre del año 2015 que comenzó todo, momento en que la familia decidió acudir a un ejido en los límites de Galeana, Nuevo León, cerca de San Antonio de las Alazanas, en Coahuila. A las siete de la mañana de ese día, los cuatro integrantes de la familia, se acompañaron de cuatro personas más a un panteón localizado en esta zona.

Miguel Ángel Cardona de León recordó que los planes de ir se habían cancelado, luego de que se presentaran algunas complicaciones de salud de uno de los familiares que los acompañaría.

"Yo creo mucho en el destino y creo que ya lo teníamos marcado; no íbamos a ir, pues otro cuñado que iba a ir con nosotros amaneció enfermo, me habló a las 6 de la mañana para avisarme", dijo.

Indicó que ante esto le dijo a su esposa que se cancelarían los planes de ir, no obstante, fue debido a que Johan Gael, insistió demasiado que terminaron viajando.

"El niño empezó a llorar, el niño quería ir porque no conocía; nunca había ido y en ese momento no pensamos en que iban ir el resto de los acompañantes, pero los despertamos y fuimos", relató la madre de Johan.

Miguel Cardona dijo que eran las 8 y media de la mañana cuando llegaron a Galeana y almorzaron. Indicó que después comenzaron a juntar piñones en el lugar y se percataron de un taxi que entró al lugar, el cual era conducido por un conocido.

Añadió que la familia se percató de otro auto tipo Jetta gris, el cual también entró al lugar, sin embargo, no le tomaron importancia y poco después llegó su cuñado con otros de sus parientes en otro vehículo.

Hasta ese momento las cosas marchaban de manera normal, hasta que sucedió lo menos pensado, Gael se había extraviado en cuestión de segundos. Su padre relató que todo pasó de repente, pues apenas se encontraban bajando las cosas del vehículo en el panteón, cuando el niño se regresa al carro, el cual estaba a ocho metros del lugar donde estaban.

"Yo me regresé con mi esposa, pues se observaba de lejos que el niño estaba adentro del carro, al cual le dábamos vueltas, cada vez que íbamos por cosas que teníamos dentro. Los niños tenían la costumbre de subirse y cerrar la puerta", expuso.

Fue cuando Gael estaba en el vehículo, que Miguel Cardona le dice a su otro hijo más grande, que fueran más arriba para buscar piñones. Creo que fue cosa adrede, porque parece que estaban esperando que nos moviéramos, pues apenas subimos poco y me grita mi esposa que el niño ya no estaba en el carro", dijo.

Destacó que lo buscaron de inmediato en los dos vehículos de la familia y no fue localizado. "Él no se alejaba para nada de mí por lo que se me hizo muy extraño que ese día no gritara. Siempre que me alejaba de un cuarto a otro en la casa, me llamaba. Él era muy juguetón y seguía mucho a su hermano", recordó Yahaira.

Miguel Cardona manifestó que tras lo sucedido lo primero en quién pensó fue en el taxista, a quien buscó de inmediato sin éxito. "Lo primero que pensé es que había sido el taxi, pero ya no estaba. Al no haber señal, nos fuimos a un rancho para poder comunicarnos", dijo. Fue hasta dos horas después que las autoridades llegaron al lugar a realizar la búsqueda.

 'FUIMOS TRATADOS COMO DELINCUENTES'

Miguel Cardona recordó que fue en el momento que acuden las autoridades que ellos se convirtieron en sospechosos.

"Se empezó la búsqueda y a partir de ese momento nos trataron como si nosotros tuviéramos algo que ver", dijo.

Fue una nota que salió en los medios de comunicación que desviaron las búsquedas.

"Fue un periodista el que sacó una nota diciendo que yo tenía que ver algo porque debía un dinero, que por eso vendí el niño, cuando yo ni era de problemas. Ese día hasta lo gracioso fue que les dije que lo único a lo que debía era a Coppel", relató Miguel.

Indicó que fue hasta una semana después, que las autoridades tomaron huellas en el vehículo.

"Al principio el caso lo tomó la policía rural de Galeana, después pasó a la Policía Investigadora. Pasó una semana, me hablaron y me dijeron necesitamos el vehículo acá en Galeana para tomar huellas y les conteste que no tenía dinero para ir, sin embargo, me advirtieron que de no ir, mandarían por mí para arrestarme", recordó.

Fue hasta dos meses después que el caso llegó a la unidad antisecuestros del estado de Nuevo León. Indicó que la petición de apoyo se hizo hasta con el exgobernador Rodrigo Medina, e incluso con el actual candidato a la presidencia, Jaime Rodríguez Calderón, conocido como "El Bronco".

 SE DESLINDAN AUTORIDADES

Pese a que las indagaciones se llevaron a cabo por parte de la autoridad correspondiente en el estado de Nuevo León, éstas resultaron insuficientes y negligentes, toda vez, que no permitieron colaboración de autoridades de Coahuila, por lo que éstas últimas se deslindaron.

La familia informó que la Alerta Amber duró dos meses activada, lo cual inconformó a la familia, debido a que consideraban erróneo desactivarla antes de localizarlo.

"Yo jamás tuve contacto con los de alerta en Nuevo León sólo aquí, porque llegaron los de Alerta Amber Coahuila y no los dejaban actuar allá.

Recuerdo que el comandante les dijo que esa jurisdicción era de él y que ellos no tenían nada que hacer ahí", lamentó.

Manifestó que ante esto se considera que las labores de búsqueda se entorpecieron. "Todo el tiempo se pasaron culpándonos a nosotros, porque jamás había pasado un caso de esos. Siempre les pedíamos checar las cámaras de las casetas de cobro en las salidas para ver placas del vehículo gris, pero no lo hacían", dijo Miguel. Indicó que por una parte dejaron de buscar a las autoridades y éstas a su vez a la familia.

"Por el lado de Nuevo León eran muchos corajes, pues tenían información, les pasaba domicilios, las llamadas grabadas y nos decían vamos a mandar colaboración, pero pasó hasta más de un año de una colaboración de un domicilio que les entregue de Guerrero donde tenían niños y no he tenido respuesta, otro caso de Tamaulipas y otro de Ciudad de México y pasó lo mismo", dijo.

No fue hasta un año después que las autoridades se comunicaron con ellos de nuevo y les pidieron información nueva.

 HASTA 200 MIL PESOS INVIRTIÓ LA FAMILIA

Debido a la dilación con la que actuaban las autoridades, la propia familia comenzó un trabajo de búsqueda del menor, el cual abarcó ejidos y localidades de ambos estados con una inversión de hasta 200 mil pesos.

"Fuimos a varios ranchos, invertimos en gasolina, volantes, espectaculares y gracias a Dios tuvimos el apoyo de muchas personas que nos apoyaron con vales de gasolina, con lonas y con vehículos para andar en los ejidos preguntando", dijo Miguel.

Indicó que pese a que las autoridades aseguraban ir a estos lugares, la familia se percataba de que las autoridades jamás fueron a realizar la búsqueda.

"Desde el primer rancho que empieza en Galeana, a todo le dimos vuelta, no recuerdo, pero si son 200 ranchos, entre ambos estados a todos fuimos e incluso hasta San Luis Potosí", dijo.

 CIENTOS DE LLAMADAS DE EXTORSIÓN

Desde los hechos hasta la fecha, los celulares de ambos padres, están cargados de miles de fotografías de menores que han recibido cada día de personas que han intentado ayudarlas, no obstante, también se toparon con varias personas que intentaron extorsionarlos hasta por un millón de pesos.

Indicó que en varias ocasiones, han experimentado la emoción de estar a punto de localizarlo, sin embargo, han sido falsas alarmas.

"Hubo personas que me mandaban fotos y me decían, pero confírmame si es o no tu hijo, yo ahorita se lo quito a la señora que lo tiene", recordó.

Por lo que corresponde a las llamadas de extorsión, informó que se recibieron cientos, a todas horas y a diario.

"En los primeros meses fueron más de cien llamadas las 24 horas, no me dejaban dormir en la madrugada, en la mañana; me hablaban de todos los estados, diciendo que lo tenían y pedían desde 50 mil pesos, hasta un millón de pesos, pero jamás nos dieron pruebas", dijo Miguel.

Recordó que ellos dispusieron de una recompensa para entregarla a quien otorgara información, sin embargo, nadie comprobó alguna pista sobre el paradero.

 ENFRENTAR LA BÚSQUEDA SIN APOYO FAMILIAR

Miguel y Yahaira recordaron que pese a que en un principio sus familiares los apoyaron en todo, es fecha que la mayoría se ha alejado.

"Al principio estaba toda la familia y personas que se decían ser amigos, ya pasaron los meses y se alejaron como que se les olvidó, lo mismo las autoridades. Hubo además medios de comunicación a los que les pidió el apoyo y no nos lo dieron", indicó Yaharia. Indicó que lo único que se pedía era que se difundiera la fotografía, sin embargo, no se hacía a través de los noticiarios.

"Sólo tenemos los que debemos de estar, pues todos se alejaron y siguieron en su vida de forma normal. Nos cambió la vida totalmente", lamentó.

Los padres de Gael, señalan que por fortuna, su hijo Miguel, ha sabido entender el problema y saber afrontar la situación.

Aunque hoy es el Día del Niño, no se realiza alguna celebración simbólica, pues existe la esperanza de que regrese.

“Le encantan las motos de juguete y tiene una que le está esperando, porque sabemos que va volver, también le gustaban las mascaras. El tiene que estar aquí para celebrarle su cumpleaños y el Día del Niño. No me siento con las fuerzas para hacer algo ahorita que no está más”, dijo su padre.

Por el momento la difusión que se hace es de una fotografía de Gael cuando tenía 4 años, pues consideran que sus rasgos no han cambiado en mucho.

“Creo que hay un programa de cambio de rostro en fotografía, donde los alargan, el cual sirve para las personas que están acusadas de un delito, pero es en Estados Unidos; es para cambiar en fotografía original no en retrato hablado”, manifestó.

Han pasado dos años y seis meses desde su desaparición; hasta el momento se desconoce qué fue lo que pasó y cuantas personas habrían colaborado en los hechos, por lo que el caso se mantiene como un enigma.

Por el momento siguen intactos sus juguetes guardados en un baúl rojo, en espera de que Johan Gael vuelva a jugar con ellos.

Los datos con los que cuentan las autoridades, son los mismos con los que se disponían desde el año en que se extravió, por lo que el caso se encuentra sin avances.

En Coahuila existen un registro de menores desaparecidos, no obstante, obedecen a otro tipo de temas delincuenciales, ya que no existen casos registrados de menores raptados sin ser localizados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA