26 de mayo de 2020 notifications search
menu
Meta

Santos y Rayados olvidan su historia

EL SIGLO DE TORREÓN
lunes 03 de julio 2017, actualizada 5:23 pm

Santos Laguna y Rayados de Monterrey prefieren no vivir en la nostalgia pues ambos equipos decidieron decir adiós a sus emblemáticos estadios a pesar de sus respectivas historias.

Santos Laguna se despidió del Estadio Corona, con quien vivió cinco finales en primera división y fue campeón en tres ocasiones.

Por su parte Rayados dijo adiós al emblemático Estadio Tecnológico con más de 66 años de historia, que albergó partidos del Mundial México 86 y estuvo con el equipo desde sus inicios en Segunda División.

Monterrey se mudó al Estadio Bancomer en 2015, mientras que los albiverdes cambiaron al Territorio Santos Modelo en 2009.

Pese a su juventud, el TSM ha visto ya ocho finales en sus canchas entre partidos de la Liga, Copa y Liga de Campeones de la Concacaf

Por su parte el Estadio BBVA sólo ha albergado una final, en la que Pachuca se coronó campeón.

El recuerdo del Viejo

El "Viejo Corona", como ahora se le llama, estuvo con los Guerreros desde su inicio en Segunda División, vivió seis finales en esta liga. Se convirtió en "La Casa del Dolor Ajeno", por las dificultades que los rivales tenían para ganar, pese a sus pocos lujos.

El domingo 1 de noviembre, del año 2009 fue el último partido de la liga en el inmueble en un juego entre Santos y Pumas. Vicente Matías Vuoso anotó el último gol en el recinto.

Se realizó una ceremonia de clausura y se apagaron las luces. al día siguiente, comenzó la demolición del estadio.

El Tempo del desierto

Desde que Santos Laguna cambió de sede, ha perdido su fortaleza como visitante. Tanto que, el apodo de "Casa del dolor ajeno" que había heredado del antiguo estadio fue cambiado por El Templo del Desierto.

Muchos aficionados recuerdan las memorables finales vividas en El coloso de las Carolinas. Incluso, pese a ser uno de los estadios más limitados en el máximo circuito del futbol mexicano, siempre mostró buenas entradas.

Algo que el TSM no puede decir.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA